Buenas tardes amigos, hace tiempo ya, que no entrego un post por este blog.  Disculpad por no escribiros nada en tanto tiempo, pero como se dice “nunca es tarde si la dicha es buena”

 

¿Y porque es bueno este post?, porque os invito a que hagan suya la experiencia de la restauración y que se conecten a la historia de cómo hemos restaurado una puerta de entrada.

 

Os adelanto que es una historia real, ocurrida recientemente, aunque los nombres que aparezcan de los actores principales son inventados.

 

La historia de esta restauración comenzó a principio del mes de Abril, estaba yo trabajando con una pieza de un mueble el cual estaba acabando para entregar a un cliente, y recibo una llamada, la voz que escucho y hablaba al otro lado del auricular se presentó, me dijo que su nombre era Julia y  rápidamente me indicó el motivo de su llamada. Ella estaba preocupada por el estado de su puerta de entrada y que había pasado demasiado tiempo sin realizar ninguna tarea de mantenimiento  a la susodicha puerta.

–Le pregunte de que madera era la puerta y si era de duela o cuarterones, me contesto que la puerta era de Iroko y de cuarterones, también me comento que los tapajuntas estaban en muy mal estado, incluso torcidos, que si había posibilidad de que lo cambiáramos,

Le ataje su preocupación contestándole que me iba a pasar personalmente, esa misma tarde o el día siguiente por la mañana, a ver su puerta de entrada e ínsito indicarle las soluciones que podíamos realizarle a la puerta.

Quedo Julia más tranquila, y nos despedimos.

Sin ver la puerta ya hice mis valoraciones, en primer lugar una puerta de madera de Iroko, siempre es aconsejable restaurarla de barniz, si no ha tenido los cuidados de mantenimiento que una vez la barnizamos nosotros o cualquier otro profesional deben realizarse aconsejablemente cada año. Y segundo el tapajuntas torcido aunque sea de madera de Iroko de 1 cm. De grueso no es posible enderezarlo, por lo tanto tendríamos que fabricar uno nuevo de madera de Iroko.

 

Con esta idea, y a la mañana siguiente, ya que el trabajo que estaba acabando me impidió ir esa misma tarde, fui a casa de Julia y me encontré con esa puerta.

Restauracion-puerta-entrada-iroko-barnizados-garcia-hijos-reciclaje-recicla-carpinteria-0

 

Llamé al timbre de la entrada y rápidamente me abrió Julia, esperaba mi llegada.

 

Lo que ocurrió es otro capitulo.

Leave a reply

required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.