ahorrar energia en la cocina

 

Disfruta de tu cocina y ahorra energía. La cocina es una de las estancias más concurridas del hogar y donde más tiempo se pasa entre familia y amigos. Sin embargo, también es uno de los espacios donde más energía se gasta. Ten en cuenta que el lugar donde se encuentran los electrodomésticos, los cuales, consumen mucha energía, como el lavavajillas, la nevera y, en algunas viviendas, la lavadora y la secadora.

Por ello, cada vez más personas buscan alternativas que les permita ahorrar energía en sus cocinas. Buscan reducir el importe final a pagar en las facturas mensuales de luz, agua y gas natural. En este artículo te hablaremos de algunas de las prácticas más efectivas para conseguir cierto ahorro energético y económico en la cocina de tu hogar. ¡Toma nota!

Disfruta de tu cocina y ahorra energía. 

El ahorro de electricidad en un hogar comienza directamente tras la mudanza: dar de alta la luz es un paso esencial en el ahorro energético ya que es cuando se elige la tarifa de luz y la potencia eléctrica a contratar. De este último factor dependerá el precio por dar de alta la luz en el hogar; cuántos más kilovatios se contraten, mayor será el importe a pagar por la gestión.

Por ello, cuando realices la mudanza y te dispongas a dar de alta la luz te recomendamos que solicites ayuda a un profesional. El te indicará exactamente la potencia que necesitas contratar. Esta dependerá del número de electrodomésticos y aparatos electrónicos que tengas en tu hogar. Por ello, los hogares con lavavajillas y secadora, suelen tener contratada una potencia superior.

En Andalucía le corresponde dar de alta la luz a Endesa por lo que podrás solicitar asesoramiento a los comerciales de la distribuidora para que te indiquen la potencia eléctrica necesaria para tu vivienda. Para ello solo tendrás que llamar al teléfono para la gestión de altas de Endesa que encontrarás en su web. Una vez hecha la solicitud, un técnico de la distribuidora Endesa acudirá al inmueble a dar de alta la luz y a instalar el contador.

En cuanto a la elección de la tarifa, te aconsejamos contratar una con discriminación horaria. De esta manera, podrás  beneficiarte de unos precios del kWh más bajos durante las horas nocturnas. De esta forma podrás programar los electrodomésticos que más consumen para que funcionen durante la noche. Conseguirás un ahorro de hasta un 60% en las facturas de la luz.

Consejos generales para ahorrar energía en la cocina

Además de la correcta elección de la tarifa y la potencia eléctrica, hay que prestar atención a una serie de pequeños detalles con los que se consigue reducir el excesivo gasto energético en una cocina:

  • Desconecta los aparatos eléctricos que no estés utilizando. Si los dejas enchufados, seguirán consumiendo energía aunque no estén encendidos. A este tipo de consumo se le conoce como stand by o consumo fantasma.
  • Elige electrodomésticos con etiquetas energéticas A+++. A pesar de ser un poco más caros, consumen menos energía.
  • Utiliza los electrodomésticos de forma adecuada. No abras el horno durante el cocinado. No metas platos calientes en la nevera. Utiliza programas de lavado en agua fría siempre que puedas.
  • Sustituye la iluminación de tu cocina por bombillas LED. Duran más, son más potentes y consumen un 90% menos de electricidad que los halógenos convencionales.

 

Aplica estas sencillas prácticas que no suponen mucha inversión económica. Lograrás reducir tanto el consumo de energía como las facturas mensuales del hogar.

¿A qué esperas para ponerlas en práctica?

Leave a reply

required

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.